sábado, 19 de mayo de 2018

Voces del insomnio




La suavidad del mundo entre la sábana
para llenar de ovejas los rincones
al repeler al mundo entre las horas
mientras caen los golpes de la aguja
y recuerdo un poema de silencio
(Nada tiene lugar mientras que giran
las palabras en torno de las sombras
y se encajan las uñas en la almohada
y se vuelca el cabello por los ojos)
El goteo constante hacia el minuto
se divierte en las formas que colocan
la carátula-angustia del suspenso
en los labios cuarteados que saturan
un suspiro en el borde del somnífero

Marina Centeno

Boceto de la espera



Aún tengo un pie en el desconsuelo
para acarrear palabras al vacío
(la soledad intransigente del Poeta)
Ahora comprendo el atasco de los huecos
al llenarse de cosas sin sentido
entre el cúmulo de orgasmos y de buitres
No seré quien diga "basta"
aunque a veces creo sentir el canto de la muerte
tarareando a mi oído con dulzura
una canción de páramo y abruptos
(La forma que tiene la ternura
de devolver el reflejo hacia las cosas)
Hubiese padecido de nostalgia
de no ser por tus dedos penetrando
en los conductos obstruídos de mi herida...
esa herida que palpita entre los mares
abiertos a la incógnita del tiempo

Marina Centeno

martes, 8 de mayo de 2018

Mami




Yo la quería blanca y azucena
bebedora del tiempo y de la brisa
que dormía en las tardes de mi cuna
para hacerme soñar con el futuro
sin tener que pensar en despedidas
bailoteando en mis huecos y vacíos
acercándose al borde de mis lágrimas
sosteniendo mi frío entre su fruto
y anidando sus labios en mi herida

Yo la tenía sombra entre mi sombra
como un manto de lluvia que mojaba
los rincones de toda mi sequía

¡Yo la tenía entera entre mis manos
para saciar mi triunfo de egoista
lastimando su espalda en mi silencio
lacerando sus ojos sin mi risa!

Ahora tengo un portal entre recuerdos
con trescientas maneras de olvidarla
y recurro al recuerdo de sus ojos
y regreso a su vientre con suspiros..

puedo darme de azotes con palabras
y esquivar mil presagios con mis dedos
tolerar el desaire de unos cuantos
sonreir ante el cauto que me esquiva
dar la vuelta a la página del vicio

y no puedo olvidarla ... y no puedo


Marina Centeno

sábado, 28 de abril de 2018

Poema de MARINA CENTENO traduït en català per PERE BESSÓ



ESBÓS DE L’ESPERA

Res més solemne per a l’acte
que el frec persuasiu del teu penis
cap a la gruta lànguida i fosca
que d’impaciència rugeix i es dilata
mentre el cos estreny les estelles
per girar el món des de dins
de manera que el temps es vessa
buscant enmig dels buits l’eixida
de tot aquesta tremolor fins al fastig
les manetes suturen la distància
per tal d’arrencar d’un tall els fragments
del teu fal·lus que crema en les paraules
.
.
BOCETO DE LA ESPERA

Nada más solemne para el acto
que el persuasivo roce de tu pene
hacia la gruta lánguida y oscura
que de impaciencia ruge y se dilata
mientras el cuerpo aprieta las astillas
para girar al mundo desde adentro
de manera que el tiempo se derrama
buscando la salida entre los huecos
de todo este temblor hasta el hastío
las manecillas suturan la distancia
para arrancar de un tajo los fragmentos
de tu falo que arde en las palabras

Marina Centeno

miércoles, 4 de abril de 2018

Boceto de la espera






Aprovechamos apuros en el cáncer
desvastando la risa con las violetas
para que falte el sueño desde el páramo
al acercarse la tregua a nuestra celda...
porque fuimos sumisos con la historia
sin estropear lo raudo del capítulo
cuando volaba el tiempo hasta el hastío
para vernos de cerca y persuadirnos
los rincones obsoletos de tragedias
porque somos abismo que contrae
una que otra sustancia de quimera

Marina Centeno

lunes, 2 de abril de 2018

Boceto de la espera




Permanezco con la tapicería
acomodada en el fondo del ocaso
meciendo la nostalgia tantas veces
que termino dormida entre mi sombra
sin que sepa porqué sigo a la espera
con el raudo capricho del segundo
tarareando las vueltas de la aguja
como burla perenne del olvido...

A través del tic-tac y de la espera
se arrastran de recuerdos los minutos
y no tengo estupor que contradiga
la manera vólatil de mis modos
cuando acabo entre rayas de cuaderno
con bocetos de olvido prematuro

Ahora estoy en el lapsus
moviendo el gris y el arcoiris
presintiendo las hojas del otoño
~en plena primavera~
sabiendo que el último reflejo
es una gota de luz en rompeolas
Por eso el amor vuelve
hiriendo los ojos...y el poema

Marina Centeno

Décimas para Manuel Mejía Sánchez-Cambronero y Fredy Figueroa.




Para quedar a la altura
de estos dos hombres de letras,
esta mujer se penetra
poco a poco en la escritura.
En esta gran aventura,
para escribir con decoro,
al que sabe le valoro
la habilidad y destreza
de este rompecabezas
con rimas que yo empeoro.

Por un lado está Manuel
que a todo ofrece una rima
y a la amistad la sublima
con versos de gran nivel.
Como el pintor al pincel
dibuja letras a todos
entre paisajes y modos
de intercambio cultural,
que en este "mundo irreal"
transforma en brillo al lodo.

A Fredy, qué le diré,
que otros no le hayan dicho,
para salir del capricho
lo digo y me callaré:
El verso que tallaré,
tan cálido como frío,
se hundirá en el vacío
que tiene por intención
el buscar la dirección
de las aguas de su río.

Por gustos y por razones,
que en estos versos predico,
las vertientes que claudico
le sobran las intenciones.
Al poner las condiciones
de estas rimas aladas,
que con ardor son trenzadas
y por pasión al oficio,
se construye el edificio
de las palabras rimadas

Marina Centeno